jueves, 4 de octubre de 2007

Palabras...



A medida que he ido recopilando material para este sitio, muchas dudas me asaltaron. No estoy muy segura de si mis compañeros escritores querrán unirse y, en realidad, mi principal incertidumbre es que no tengo muy claro que esto sirva para su propósito.

En realidad este nuevo camino es un emprendimiento bisoño, una ocurrencia acuciada por un video que llegó a mis manos y que me causó una enorme y desagradable impresión. Pero sabiendo que existen organizaciones de mucha más fuerza y que apenas nada han podido hacer, no puedo dejar de preguntarme lo que un pequeño grupo de personas y con muy pocos recursos pueda lograr.

No sé, definitivamente, qué pasará. Pero tampoco tendré la conciencia tranquila, si no lo intento. En fin, sé que sola no podré hacer nada, así que dejo en estas letras un llamado a mis compañeros escritores y a todos los posibles lectores de este blog para que se unan a una causa, cuyo futuro es bastante incierto.

A mis compañeros escritores les pido envíen sus textos alusivos al tema: artículos, poemas, propuestas, etc. y, bueno, empecemos y ya el tiempo dirá…

Issa Martínez

4 comentarios:

Arte William. dijo...

Me parece extraordinario que aportes tu grano de arena a este fin dime en que puede ayudarte y me pondre en marcha por que creo en el bien que nos hacen nuestros animales.
Un abrazo tu amigo Guillermo.

Verónica Curutchet dijo...

UN ESCELENTE EMPRENDIMIENTO ISSA.
EN MI BLOG Mariposas & Girasoles TENGO VARIOS ARTÍCULOS SOBRE ECOLOGÍA Y ANIMALES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN ETC, ESTÁN A TU DISPOSICIÓN.

VERÓNICA

Gabriela dijo...

Issa: Excelente la campaña que emprendiste, aquí estamos. Besos.


Gabriela Abeal.

LONG-OHNI dijo...

Issa querida, poeta del alma, te sé, te conozco, te siento en cada una de tus palabras y entiendo, entiendo que no se puede la poesía sin AMOR, ese AMOR pleno y absoluto por el que descubrimos, vislumbramos que la poesía no es sólo el poema sino la VIDA. En la mirada de una gacela está la poesía. En las fauces de un cocodrilo, está la poesía. En las alas de un abejorro, también está la poesía. Y está en los árboles, en las aguas, en las montañas, en las arenas, en el viento, en las rosas, en las briznas de hierba, en las orejas peludas de mi conejo, en los ojos de todos mis perros y de los que no son míos (que también son míos).
Comparto con vos esta cruzada, no de hoy, desde hace mucho tiempo, cn actos pequeñitos, quasi insignificantes, actos mínimos que no serán noticia en ninguna parte. Pero estoy y quiero dejarte unque sea, poca cosa, un poema:
IMPRECACION
¿De dónde la soberbia de vernos semejantes
al que TODO lo hizo,
ese hocico pequeño que pugna en el respiro,
esos ojos piadosos que la impiedad no entienden,
el gigante del mar que amamanta su cría
con la enorme ternura de la madre más santa?
No somos semejantes. Ni parecidos somos.
Somos sangre del diablo, humor de muerte infecta,
horror de las pupilas de un Dios que se ha cegado
por no ver la impudicia de lo que fue creado
por la mente sublime que aspiró a lo perfecto.
Yo busco en el retorno la tersura del puma,
la imperiosa elegancia del guepardo dorado,
la dulzura infinita de los ojos de un oso,
busco verme en el alma de un conejo o de un alce,
en el trino, en las voces de todos los jilgueros,
en el sueño apacible de aquel rinoceronte,
y si acaso no logro la hermandad que pretendo,
renunci, me excomulgo: Ya no quiero ser hombre.

long-ohni