jueves, 3 de abril de 2008

GREGORY COLBERT



PLEGARIA DEL SOSIEGO

Imbricación sagrada, mujer para la sed
seres de agua sin fronteras para el espíritu.
De agua es el amor, y de sangre sin matiz
que desbrizna sus ternuras en el aire.

Hombre-entorno, puro silencio de sol
en los desaterrados respiros de la arena.
Savia continuada en la canción sin muerte
cuando el cielo pare los latidos de las piedras.

Infinita la palabra con la que el pájaro
cabe en el hombre sin nombre,
se consagra el sigilo de la luz
cuando el viento se vuelve madre,
y padre, el derretido ámbar del horizonte.

No hay orfandad en el destierro del odio,
no hay desamparo para los ojos que amamantan al dolor
con el compás de la calma y con la ignorancia bendita
que nos hace desconocer si los árboles nacen

a partir de la tierra,

del cielo o dentro del silencio partido.

Hay anagramas consagrados naciendo de las entrañas del agua
que explotan en el arborecer de la vida y la muerte.


Texto de Issa Martínez

3 comentarios:

liliana varela dijo...

Videos excepcionales donde se muestra el amor por los animales; los acompañaste con un texto maravilloso.
Besos
Liliana

poetasantoamor dijo...

Issa maravilloso poema y maravilloso poema, imágenes de pureza extrema.

una trilogía perfecta

Poema
musica
voz

julia del prado morales dijo...

Poema profundo y pleno de contenido, de solidaridad con el mundo animal que forma parte de nuestro entorno.

Abrazándote, Julia

http://Juliesusfotosyescritos.blogspot.com
http://losamigosdejulie.blogspot.com
http://eltuturutudejulie.blogspot.com